El autor que desnuda las secretos de Grindr en su nuevo ejemplar: “Separa el sexo de el apego desplazandolo hacia el pelo eso es un avance”

La aparicion sobre la app en 2009 marco un primeramente y un luego en El metodo sobre relacionarse de los hombres gays. El escritor chileno Juan Pablo Sutherland lo vivio en pulpa misma y lo volco en el flamante adiestramiento ‘Grindrmania”. Infobae hablo con el.

El articulista desplazandolo hacia el pelo activista cultural Juan Pablo Sutherland (Chile) nacio en 1967, el anualidad en que Estados Unidos abolio el codigo Hays, un instrumento sobre censura en Hollywood que prohibia, dentro de otras cosas, las referencias explicitas a la sexualidad sobre los personajes, incluyendo cualquier mencion a practicas homosexuales. Cinco anos de vida luego, un grupo sobre jovenes chilenos protestaba en la Plaza sobre Armas sobre Santiago sobre Chile por la discriminacion homofobica de la policia. “Fue la primera protesta marica moderna del siglo XX, naciendo mismamente nuestra propia comuna de Paris en completa Unidad Popular asi­ como a pocos anos de vida de la revuelta marica en el Village sobre novedosa York (1968)”, escribe Sutherland en su texto Grindermanias (Alquimia Ediciones, 2021), un repaso a la historia sobre la colectividad e igualmente un artefacto hibrido en el que el autor santiaguino se convierte en su propio “objeto sobre estudio” Con El Fin De proponer una genealogia de el ligue urbano desplazandolo hacia el pelo virtual.

En su trabajo se adentra en las derroteros urbanos desplazandolo hacia el pelo virtuales del sexo gay (“en el universo gay las citas son fundamentalmente sexo”) y no ha transpirado propone desentranarlo como un “voyeur” que registra sucesos asi­ como reflexiones por medio de una escritura amena, https://www.datingopiniones.es/citas-sapiosexual/ clara desplazandolo hacia el pelo ductil, alejada de estas elaboraciones hermeticas de la academia.

A las catorce anos, Sutherland leyo El sitio carente limites, la novela de Jose Donoso que permite mas de medio siglo abordaba la vida sobre un travesti en un aldea marginado sobre Chile. Desde entonces cultivo su distraccion por la literatura gay de Latinoamerica. “Antes sobre tener tesis queer tuvimos literatura”, reflexiona el tambien escritor sobre patria Marica (2009; 2022) en entrevista con Infobae. Su ejemplar que lleva como subtitulo de el ligue metropolitano al sexo virtual se inserta en esa folclore literaria y popular que da cuenta de estas practicas sexuales que recurrian a la clandestinidad resignificando los lugares publicos para escapar de la violencia heteronormativa. Asi que Pedro Lemebel, que fue su amigo, Nestor Perlongher y Severo Sarduy, dentro de otros, resuenan en las paginas que Igualmente presentan un “menu sobre chicos” y no ha transpirado un apartado sobre la “dictadura sobre la selfie” en nuestros dias.

Gindermania. De el ligue metropolitano al sexo virtual pone en decorado las practicas de cortejo y no ha transpirado sociabilidad gay en el siglo anterior desplazandolo hacia el pelo como se han ido transformando al transitar del cruising callejero a los espacios virtuales de Grindr, la app de citas Con El Fin De gays que, desde 2009, no unicamente cambio las clases en que se relacionan los miembros masculinos homosexuales, sino el resto de gente de el universo virtual: Grindr fue el modulo Con El Fin De otras apps masivas igual que Tinder.

En el ejemplar Sutherland cruza su escritura ensayistica con su mirada de monitor investigador, su activismo LGBT+ asi­ como los apuntes de su entrenamiento narrativo desplazandolo hacia el pelo autoetnografico en ciudades sobre Europa desplazandolo hacia el pelo America.

Permite unos 8 anos empezo a documentarse cuando abrio Grindr asi­ como decidio registrar en cuadernos su misma “grindermania”, igual que nombro a la mania (en ocasiones adiccion) de procurar ligues y no ha transpirado encuentros sexuales con la uso virtual.

“Mi propia grindermania me ha hecho fijarme en varias cosas: la foto que uno pone en su perfil sobre Grindr, como la concepto de lo mujeril esta puesta en un grado inferior que lo viril y la fabricacion de los cuerpos hipermasculinizados a traves de lo visual”, comenta Sutherland. En el libro tambien citacion chats y muestra pantallazos con selfies, dialogos e documentacion general sobre las usuarios. Esas conversaciones hablan del envergadura de el miembro viril (“en Chile es 13 cms el promedio”), de deseos (“me agrada besar desplazandolo hacia el pelo comer culo”), sobre complexion fisica (“tonificado”), de maneras sobre presentacion (“soy un macho versatil morboso”), No obstante igualmente sobre dudas en el desempeno sexual o preocupaciones por un tratamiento medico a raiz de un VIH recien detectado.